Reporte #1. Una conversación en torno a la ética de la etnografía visual

Problema #1. Registros visuales
Problema recibido: junio de 2014.
Comienzo de la discusión: noviembre 2014.

Reporte #1 – Problematorio (PDF).

El presente texto es una conversación teatralizada de una serie de encuentros digitales que tuvieron lugar entre noviembre y diciembre de 2014 en el marco del Problematorio: un proyecto dedicado a la investigación empírica sobre la ética de la investigación. Esta conversación es parte del proceso que el Problematorio plantea, un informe que se solicita a la investigadora participante que plantea un problema al finalizar el proceso. El objetivo es que la discusión realizada pueda servir de ayuda a otras investigadoras que se encuentren con dilemas similares.

El Problematorio está abierto a la recepción de problemas éticos que se encuentren investigadoras/es en su trabajo de campo. Cuando llega un problema se organiza un grupo de tres o cuatro investigadores que discuten el problema. En esta ocasión las participantes fueron una investigadora en busca de respuestas, una cuidadora que organizó y facilitó el proceso, dos antropólogas y una observadora. El intercambio se desarrolló durante varias semanas a través de email y finalizó con una conversación en Skype entre las participantes. La conversación que aquí se transcribe es ficcionada y está compuesta de ideas que surgieron en los intercambios y, en consecuencia, las opiniones y comentarios de cada una de las personas que participaron están adaptados narrativamente. Las participantes han sido anonimizadas.

 

Día 12 de diciembre de 2014. Cuatro personas en sus respectivas casas o despachos se encuentran en Skype. Son las 5:20 de la tarde en España y las 4:20 en Inglaterra, donde dos de los cuatro participantes viven.Tras poner en orden los papeles, coger los respectivos refrigerios y conseguir conectar sus cámaras, el cuidador toma la palabra.

 

Cuidador/a (C): Bienvenidas. Estamos aquí en una de las primeras iniciativas del problematorio y estoy encantada de que podamos compartir estos momentos. La cuestión de hoy versa sobre problemas éticos en el trabajo de campo utilizando etnografía visual. Sin más, doy paso a nuestra investigadora para que nos presente sus dudas y preguntas.

 

Disciplina

Investigador/a (I): Hola, antes de nada agradecer el tiempo y el espacio que me habéis ofrecido para poder plantear mis cuestiones. También, y a modo de presentación, decir que creo que me estoy metiendo en un mundo que me es ajeno – la antropología – y me gustaría disculparme de antemano si cometo algún error. Yo soy arquitecta y como tal estoy acostumbrada a la utilización de lo visual en mis prácticas, pero nunca me había parado a pensar en la condición ética que atraviesa esas prácticas. Creo, por otro lado, quemi trabajo utiliza la etnografía como método de investigación en el ámbito de los estudios urbanos, y no me gustaría que pensarais que estoy intentando hacer antropología, que no es mi intención…

Antropólogx 1 (A1): Espera, espera un momento. Empecemos por el principio. La etnografía no es un método, que quede claro. La etnografía es una postura metodológica, que no es lo mismo. Es decir, es una forma de entender la investigación que parte de la base de que el conocimiento surge de la interacción situada en el campo; por lo tanto, las relaciones con este son la base de trabajo empírico y el lugar de donde surgen no solo las respuestas, sino también laspreguntas.

I: Bien, bien, sí, sí, es verdad, tienes razón. No confundiré los términos. Lo único que quería decir es que si por algún casual digo alguna barbaridad no os alarméis, soy una principianteen esto de la etnografía. También quería haceros ver que trabajo desde otra disciplina, los estudios urbanos. Creo que este diálogo de hecho nos puede enriquecer a todos, pero tendremos que estar atentos a los términos, que en cada ámbito tienen su propio significado.

Antropologx 2 (A2): Pues mira, a propósito de cuestiones disciplinares, y aquí ya entro en materia, subrayaría que lo más importante a la hora de desarrollar la etnografía que lleves a cabo es tener en cuenta el público al que va dirigido lo que escribas o produzcas. Si es para antropólogos, urbanistas, sociólogos, arquitectos, niños o activistas no es lo mismo, y las cuestiones éticas que tienes que tener en cuenta son diferentes. Si lo que escribes también va dirigido a tus interlocutores, al campo, tienes que tener una serie de cuestiones en cuenta que no tendrías si te dirigieras a gente ajena aél.

A1: De hecho, y esto es evidente, no solo debes tener en cuentacuestiones éticas, sino la forma en la que miras y produces los registros también. Ahora que hablas de disciplinas me ha venido a la cabeza una referencia muy interesante de cómo se pueden observar diferentes saberes relacionados con la mirada, que conforman lo que Cristina Grasseni[1] define como skilled vision, o ‘visión experta’. Como bien dices, si produces ciertos registros visuales, tener en cuenta el tipo de mirada disciplinar con la que vas a interactuar en los procesos de presentación de tu trabajo es muy importante. También podrías revisar el artículo Professional Vision de Goodwin[2], que a mí personalmente me gusta mucho. Sobre todo piensa que los registros – sean cuales sean,  escritos o visuales – y la forma en la que los interpretamos nunca son neutrales, siempre estarán orientados por nuestra propia disciplina.

A2:Pero bueno, no nos liemos con cuestiones disciplinares, cuéntanos cuáles son tus dudas.

¿Imágenes para qué?

I: Mi idea es hacer etnografía visual, es decir, utilizar fotografías, dibujos y posiblemente vídeos de lo que sucede en un solar destinado a uso temporal. En él se desarrollan diferentes actividades y quiero utilizar lo visual como una forma de registro complementario y alternativo a las notas de campo escritas. Cuando he empezado a plantearme cómo hacerlo me he encontrado con cuatro posibles problemas: (i) el consentimiento informado en entornos informales, (ii) la gestión del anonimato, (iii) las cuestiones relacionadas con la devolución, es decir, los problemas derivados de la gestión por parte de otros de mis registros, y (iv) la gestión de imágenes producidas por terceros.

A2: Y, ¿para qué quieres esas imágenes? Es decir, ¿cómo quieres utilizarlas en tu investigación?

I: Como te decía, para registrar lo que pasa. Una idea es fotografiar actividades y otra es registrar objetos. ¿Es eso lo que me preguntas?

A2: Bueno, no exactamente. Creo que deberíamos empezar por el principio. Uno de los problemas fundamentales de aquellos que empiezan con etnografía visual es considerar que sus posibilidades metodológicas se limitan al registro. Las imágenes dentro de la investigación etnográfica pueden utilizarse de múltiples maneras y cada una de ellas está relacionada con las diferentes prácticas de la investigación: el registro, el análisis y la representación. Cada una de estas prácticas, que se pueden superponer en el proceso de investigación,tiene sus consideraciones y problemas éticos, en los que luego entraremos. Por ahora, era solo hacerte ver que las imágenes deben ser consideradas en todas sus dimensiones; es decir, una imagen puede ser utilizada como objeto de estudio, para investigar su contenido, su formato y el contexto en el que se hizo esa fotografía, por ejemplo si es una fotografía de archivo. Una puede utilizarsetambién como método de investigación, para hacer entrevistas y elicitar información, por ejemplo; y también, como medio de comunicación de la investigación. Te sugiero que empieces por leer Visual Methods in Social Research[3], un libro básico para empezar a explorar la complejidad de lo visual en la investigación. Otro texto también interesante es Working Images[4]donde se recopilan una serie de artículos con muchos tipos de registros visuales, que incluye incluso algunos capítulos que hacen referencia a dibujos.

I: Ok. Lo tendré en cuenta y le daré un par de vueltas. Veo que esto es mucho más complicado de lo que me pensaba en un principio. Entiendo que lo que me dices tiene que ver no solo con la foto en sí, sino con cómo se hace la foto, en qué contexto se hace, y cómo la utilizas luego como registro empírico, así como ver en qué medida se utiliza luego para diseminar el trabajo de investigación. Veo que lo importante es aclarar para quése utiliza, y luego pasar a las implicaciones éticas dentro de esas prácticas específicas.

A2: Exacto.

Objetos

 A1: Me gustaría que nos explicaras un poco más eso de los objetos, ¿qué es lo que quieres hacer exactamente?

I: No querría extenderme demasiado, pero en pocas palabras sería lo siguiente: en principio, el marco teórico de mi investigación está fundado en una aproximación socio-material, es decir, entiende que lo material tiene capacidad de agencia. Pensé que si fotografiaba o hacía dibujos de ciertos objetos podría conseguir algo así como ‘entrevistar’ lo material. De hecho, es una de las principales razones por las que me decidí por lo visual, utilizarlo como forma de interpelar a lo material.

A1: ¡Qué interesante! Te sugiero que pienses que significaría tener en cuenta la ‘ética objetual’, es decir, de qué manera los objetos median en nuestraética. Ten en cuenta, por ejemplo, que también tú estarás utilizando ciertos objetos, como son la cámara de fotos o los cuadernos de campo, que pueden generar ciertas situaciones con las que tendrás que lidiar, y en las que tendrás que incorporar la condición ética de incorporar esos objetos en tus prácticas epistémicas.

I: Es verdad, no había reparado en que tendré que mirar de qué manera los objetos también median la propia investigación. De hecho, son los objetos los que pueden generar situaciones incómodas. ¿Qué harías vosotras, por ejemplo, si alguiende forma algo veladaevita salir en una foto?

 

Consentimiento informado

A1: Bueno, aquí entraríamos en el primero de los problemas que nos planteabas: el consentimiento informadoy cómo gestionarlo en entornos fluidos e informales. En principio, hacer fotografías en la calle o el espacio público no tendría que ser un problema si tomas la foto o grabas a una cierta distancia del sujeto, siempre y cuando no seas invasivay busques la aprobación de los que fotografíes de cerca con un gesto o una mirada, por ejemplo. De todas maneras, es recomendable informar y compartir lo más que puedas.

C:Perdonad que me meta, pero esto lo hablamos el otro día. Creo que te encontrarás con dos situaciones distintas. Una es si haces una etnografía de larga duración. En este tipo de etnografíadepende de cómo se articule tu relación con el campo, podrás conseguir un consentimiento de forma implícitaya que los informantes estarán familiarizados contigo y conseguirás conocer sus valoresy por lo tanto negociar de forma implícita el consentimiento. El trabajo prolongado te permitirá saber cómo quieren ellos que utilices las imágenes en las que aparecen y esto, evidentemente, dependerá de cómo negocies luego una cierta devolución o cómo plantees el trabajo con ellos.

I: ¿Qué quieres decir con eso?

C: Quiero decir que depende de si colaboras con ellos, o eres un mero observador en el campo, tu relación será diferente y puede ser diferente el tipo de consentimiento que establezcas. Por ejemplo, pudiera parecerles bien que hagas fotos y las analices, pero que no quieran que las publiques.

A2: Lo importante es que generes los medios para que ellos puedan interpelarte y que dejes bien claro que esa decisión siempre está en sus manos. Podrías hacer, por ejemplo, un blog. En él puedes incluir una breve ficha del proyecto, tu filiación institucional y, sobretodo lo más importante, un contacto para que aquellos con los que has contactado y de los que has recibido el consentimiento puedan en un momento dado cambiar de opinión.

I: Y, ¿cuál es la otra situación que me puedo encontrar?

C: Como tú decías, querías hacer etnografía de actividades de corta duración.

I:¡Ah! sí.

C:En estas situaciones, la forma de obtener el consentimiento informado debe ser más directa. Lo importante en esos casos es que aquellos que participan sepan quién eres y qué estás haciendo. En estos casosdebes (en general para todos)tener una idea muy clara y concisa de cómo presentarte. Puedes hacerte una tarjeta, por ejemplo, y explicar en cuatro frases tu proyecto: ¿qué haces?, ¿para qué?, ¿cómo lo haces? y ¿cómo les puede afectar/beneficiar?

A2: Para conseguir el consentimiento una pregunta grabada en video del tipo “¿te importa si grabo esto para mi investigación?” podría ser suficiente. Creo que estaría bien también, y perdona que cambie un poco de tema, que consideres las cuestiones entre imagen y ética no solo en su dimensión en el campo. Jay Ruby[5] hace una consideración muy interesante al respecto cuando subraya la importancia de la ética en cuatro niveles: el propio investigador, los sujetos o informantes (el campo), las instituciones con las que tenemos filiación y los que financian la investigación. En los cuatro ámbitos es importante que mires la ética y el papel que juegan los registros visuales.

 

Anonimato

I: Y que me decís del anonimato, ¿qué hago, por ejemplo, si me encuentro con menores o con grupos vulnerables o con gente que no quiere salir?, ¿no hago la foto?

A2: En principio yo te recomendaría que evitases esas situaciones, es decir, que si te piden que no hagas la foto, no la hagas. En su lugar puedes tomar nota del acontecimiento y pensar por qué ha ocurrido. Las imágenes con menores son muy sensibles; si no tienes consentimiento parentallo mejor es que no las hagas y que si las haces, por el motivo que sea, no las utilices para la representación. En el caso de que tengas que hacerlo, intenta utilizar aquellas en las que no se les reconozca y, si no puedes,lo mejor es editarlas para que no se les reconozca. Lo mismo, aunque con matices, pasa con personas vulnerables. De todas manerasyo te recomiendo que ante la duda no las hagas,¡ten en cuenta que puedes meterte en problemas!

A1: Pues, mira, a propósito de eso, el otro día estuve en una charla que dio Josep Cruanyes sobre derecho de autor y derecho de imagen en la fotografía. Es un historiador y abogado catalán muy conocido y una persona con experiencia de jurisprudencia práctica combinada con reflexión teórica e histórica. Cuando empezó a hablar del permiso para hacer fotos a menores básicamente dijo que lo del permiso a los padres es ‘una leyenda urbana’; que se hace, pero no tiene ningún fundamento jurídico. Él considera que si la imagen no es perjudicial para el menor, no hay necesidad de ningún permiso. Creo, igualmente, que aunque legalmente no sea un problema, es importante en todo caso tener en cuenta la dimensión ética, que no es lo mismo.

A2: Piensa también que hay muchos modos de hacer fotografías e imágenes y que no siempre tienen que aparecer las caras enfocadas o en el plano para que la foto cuente algo. También, en los casos en los que recibas rechazo o cierta reticencia a aparecer, como decíamos antes, puedes utilizar este hecho como forma de abrir líneas de investigación, es decir, el hecho de fotografiar como método. Por ejemplo, ¿por qué no quieren salir en la foto?

 

Devolución

I: Y cómo creéis que debería entender la cuestión de la devolución. ¿Tengo que darles las fotos que haga? y si hago eso,¿cómo puedo controlar el uso que hacen de las fotos?

A2: La devolución entra dentro de las formas en las que te relacionas con el campo, la implicación que tengas en la observación participante y la forma en la que tu trabajo se sitúe en relación con lo que se haga en el sitio. Una devolución no solo tiene que implicar la cesión del material, que entiendo que en algunos casos puede ser controvertida y que prefieras tener tú el control. La devolución puede, por ejemplo, estar relacionada con la forma en la que compartas tu trabajo. Ahora es habitual, por ejemplo, compartir el trabajo con código abierto y es posible que en algunos entornos de trabajo te lo pidan explícitamente. También, una devolución puede ser una fiesta, una exposición o algún otro tipo de evento o, si haces una página web, los posts que hagas y la forma en que los gestiones, y dejes que ellos participen, por ejemplo.

 

Colaboración

A1: Otra forma sería desarrollar trabajos colaborativos en los que el investigador coproduce el material con los interlocutores. En este caso, muchas veces la devolución no es ni siquiera necesaria. Podrías mirarte referencias de Participatory Action Research[6], en el que los investigadores y los interlocutores incluso diseñan en conjunto la investigación, incluyendo objetivos etc. Ten en cuenta, de todas maneras que en muchas ocasiones los métodos participativos han sido poco problematizados y se han utilizado de forma un tanto ligera. Otras formas de colaboración son, por ejemplo, la técnica del Photovoice[7]en la que se pide a los participantes y miembros del campo que hagan fotografías en vez de que las haga la investigadora.

Registros ajenos

I: ¡Ah!, pues eso no lo había pensado, pero creo que puede serme de gran ayuda. De todas maneras, en cuanto entran otros en la producción de las imágenes entran las cuestiones de autoría, que son bastante peliagudas, sobre todo si utilizas imágenes tomadas de Internet donde la autoría muchas veces no está acreditada correctamente, o incluso, está explícitamente eliminada. El uso de tales imágenes es bastante problemático.

A2:Bueno, claro, además de las cuestiones éticas relacionadas con los sujetos que aparecen en las fotos están las cuestiones éticas y las formas en las que lidias con los productores de las imágenes y la forma en la que utilizas esas imágenes en la investigación. De todas maneras eso no sólo tiene que ver con cuestiones de autoría, tenlo muy claro, las cuestiones de autoría o coautoría no son lo mismo que las cuestiones éticas. En relación al tema de la utilización de imágenes no hay solo cuestiones relacionadas con la autoríahay también temas relacionados con el uso, los permisos y las licencias. Por ejemplo, Facebook, como imagino que otros muchos sitios web, tiene una política bastante peculiar a propósito de cómo pueden ellos utilizar el contenido publicado en su sitio web. Antes de decidir cualquier tipo de plataforma digital para publicar asegúrate de cuáles son sus políticas tanto de publicación como de utilización de las imágenes.

 

Conclusión

I: ¡Buff!, creo que me habéis dado muchísimo trabajo para hacer; ahora se me plantean muchas nuevas preguntas. Dejadme de todas maneras intentar resumir en algunos puntos de lo que hemos hablado antes de despedirnos, para ver si he entendido bien:

  1. En cuestiones disciplinares es importante saber cuál es el público, cómo vas a utilizar la etnografía en tu trabajo y si efectivamente la etnografía te ayuda o no a responder tu pregunta de investigación.
  2. La etnografía no es un método desligado de la práctica y la teoría, es una instanciametodológica.
  3. La etnografía visual no se limita al registro de imágenes, sino que implica también reflexiones relacionadas con el análisis de éstas y el uso que se hace con ellas en las prácticas de representación de la investigación. Hay pues que tener en cuenta que lo visual puede ser objeto de estudio, método, medio de comunicación de la investigación y que dependiendo de lo que sea tendrá unas u otras implicaciones éticas.
  4. El consentimiento informado no es rígido y no tiene por qué ser necesariamente escrito y formal. Puede llegarse a ellos de forma implícita, y se debe subrayar en la explicación del proyecto que es algo que puede ser cambiado y que esa decisión no está en manos del investigador sino de su interlocutor.
  5. Que las cuestiones éticas, como dice Ruby, no se ciñen solo al trabajo de campo, que afectan a otros ámbitos. Estos ámbitos son el propio investigador, el campo, la institución donde se desarrolla la investigación y las instituciones que financian la investigación.
  6. La cuestión del anonimato no es fácil y debe ser negociada siempre in situ. Con cuestiones sensibles, como son el registro de menores o colectivos vulnerables, si dudo, mejor no registrar, y aprovechar esa coyuntura para abrir líneas de investigación.
  7. La devolución es una cuestión muy importante en la negociación con el campo, especialmente cuando uno produce material gráfico.
  8. La participación de los sujetos en la producción de lo visual está siempre presente en un trabajo etnográfico en mayor o menor medida. La explicitación de la colaboración o la coproducción de ciertas imágenes puede enriquecer el trabajo etnográfico visual y ayudar a entender el campo de una forma más profunda, que es al fin y al cabo la intención de la etnografía.
  9. Y por último, el tratamiento de las imágenes ajenas, ya sean fotos obtenidas de Internet o solicitadas a terceros, no solo plantea cuestiones relacionadas con la autoría de tales imágenes, sino que activa una serie de mecanismos y afecta a una serie de actores (páginas web, sujetos anónimos) que hay que tener en cuenta desde la ética de la investigación.

Creo que no me dejo nada. ¿Estáis más o menos de acuerdo?

A1: Sí.

A2: Sí, creo que sí. Un buen resumen.

I: Bueno, pues nada. La verdad es que ha sido un placer. Muchísimas gracias por las aclaraciones. Ahora me tengo que poner a darle vueltas a todo esto, ¡y a leer! Un fuerte abrazo. A ver si nos vemos pronto en persona.

C: Muchas gracias a los tres, ha sido un placer. Un abrazo.

A1: Adeu. Muchas gracias a vosotros.

A2:Adiós. Abrazos.

(cada una desconecta sus cámaras y micrófonos y siguen con sus quehaceres, la investigadora se queda en silencio. Ya sola en su cuarto dice …)

I: Hay mucho que trabajar…

 

Notas

[1] Grasseni, C., 2004. Skilled vision. An apprenticeship in breeding aesthetics1. Social anthropology, 12(1), pp.41–55.

[2] Goodwin, C., 1994. Professional Vision. American Anthropologist, 96(3), pp.606–633.

[3] Banks, M., 2001.Visual Methods in Social Research, London: Sage Publications UK.

[4] Pink, S., Kürti, L. & Afonso, A.I. eds., 2004. Working images : visual research and representation in ethnography, London: Routledge.

[5] Ruby, J., 2000. Picturing culture : explorations of film & anthropology / Jay Ruby., Chicago ; London: University of Chicago Press.

[6] Gubrium, A. & Harper, K., 2013. Participatory Visual and Digital Methods, Walnut Creek, California: Left Coast Press.; y Gubrium, A. & Harper, K., 2009. Visualizing Change: Participatory Digital Technologies in Research and Action. Practicing Anthropology, 31(4), pp.2–4.

[7] Wang, C. & Burris, M.A., 1997. Photovoice: Concept, Methodology, and Use for Participatory Needs Assessment. Health Education & Behavior, 24(3), pp.369–387.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s